DOCTRINA LABORAL

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

DOS FALLOS RECIENTES DE LA CORTE SUPREMA CON REPERCUSIÓN PROFESIONAL Y JURISDICCIONAL

El acuerdo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación del pasado 16/5/2024 presenta, entre sus sentencias, dos fallos que merecen especial atención para el quehacer profesional y también jurisdiccional.

 

Uno de ellos proviene del fuero del trabajo, mientras que el restante corresponde a materia disciplinaria administrativo-judicial, pero constituye un refuerzo de la autoridad doctrinaria del Máximo Tribunal que conviene tener presente y recordar para cualquiera de las ramas del derecho que pudiera motivar controversia o debate.

 

          El primer caso, autos “Demichelli, Valeria Paola c/ Obra Social Ferroviaria s/ despido”, trata una cuestión habitual en los procesos laborales: la ejecución de la sentencia de condena en forma paralela a la radicación y trámite, ante la Corte Suprema, del recurso de queja por denegación del extraordinario federal.

 

          El marco fáctico relatado en el fallo permite apreciar que, en dicho expediente, la demandada, encontrándose pendiente de decisión en la Corte su recurso de queja, abonó el monto de la condena sin formular ningún tipo de reserva.

 

De este modo, la mayoría del Alto Tribunal, compuesta por los Dres. Rosatti, Maqueda y Lorenzetti aplicaron al caso la doctrina tradicional, que considera que tal falta de reserva ante la oportunidad del pago “importa una renuncia o desistimiento tácito del recurso (Fallos: 342:1900 y sus citas, entre muchos otros) que vuelve inoficioso todo pronunciamiento al respecto.”

 

Por su parte, la disidencia del Dr. Rosenkrantz remite a un voto formulado con anterioridad (Fallos 342:1900, Larrosa, Eliana Florencia c/ Experta Aseguradora de Riesgos del Trabajo Sociedad Anónima s/ accidente – ley especial») donde sostuvo que este principio no resulta aplicable en caso de que la ejecución fuera por la vía forzada.

 

Sin perjuicio de nuestra adhesión particular a uno u otro criterio, es claro que en la práctica, el éxito en la queja depende, entre otras cuestiones, de formular de modo temporáneo esta observación ante el tribunal de la instancia de grado.

 

De lo contrario, los adversarios podrán plantear válidamente la caducidad del recurso ante la Corte, con las consecuencias del caso.

 

          La segunda sentencia que hemos elegido del Acuerdo del 16/5/2024, autos: “Rizzi, Luis María y otro s/ Recurso Res.337/2023” se presenta en un contexto delicado, ya que decide la ratificación de sanciones impuestas a dos magistrados del fuero criminal por el Consejo de la Magistratura.

 

La cuestión de fondo que se aborda en el fallo excede la materia de nuestro interés, centrada en este blog en el derecho del trabajo. Pero en el caso, resulta relevante la insistencia de la Corte en punto a la observancia la doctrina de sus fallos por los tribunales inferiores, al decir:

 

          “Si bien es cierto que los jueces de tribunales inferiores pueden apartarse de los criterios sentados por la Corte en una determinada materia, para lo cual deben brindar argumentos que no fueron considerados en el precedente (conf. “Cerámica San Lorenzo”, Fallos: 307:1094, entre muchos otros), ello requiere de una rigurosa carga argumentativa (conf. “Viñas”, Fallos: 341:570), que no parece haberse verificado en la sentencia que dio lugar al proceso disciplinario. Y, en cualquier caso, la posición que adopte el tribunal inferior sobre el precedente debe guardar el decoro y la mesura exigibles a todos los jueces de la Nación, tanto más cuanto se están refiriendo a la máxima autoridad judicial del país.”

 

          En esta ocasión, el Alto Tribunal remite a dos conocidos precedentes. “CERÁMICA SAN LORENZO” (4/7/1985) y “VIÑAS” (22/5/2018), siendo ocioso efectuar un inventario de la nutrida jurisprudencia en la materia.

 

          Valga sí recordar que el apartamiento de los fallos de la Corte ha sido asimilado al concepto de “cuestión o caso federal” y por lo tanto, susceptible de la vía del recurso extraordinario:

 

Así ha dicho: “La apelante sostiene que el a quo se apartó de lo resuelto por esta Corte y sus agravios suscitan cuestión federal bastante para su consideración en la vía intentada, pues, con amparo en lo dispuesto en el art. 14 de la ley 48, siempre que esté en tela de juicio la interpretación de un pronunciamiento de este Tribunal en el que el peticionario funde su derecho, se configura una hipótesis que hace formalmente viable el recurso extraordinario, cuando la resolución impugnada consagra un inequívoco apartamiento de lo resuelto en el caso por esta Corte (Fallos: 300:938; 304:554; 305:824; 308:1591; 310:1129; 315:2249; 325:2835; entre otros). (Caso “Quantum (II)”, 28/2/2006 Fallos 329:314).

 

La réplica de este tipo de cuestiones indica cierta vocación de “espontaneidad” en algunos judicantes que, lejos de resultar positiva, desalienta lógicos principios de unificación jurisprudencial, celeridad en los procesos y seguridad jurídica.

DOCTRINA LABORAL

Me gradué en la UBA (plan viejo), después siguieron una maestría y una especialización. La profesión me regaló muchas satisfacciones, aunque también algún disgusto. Pero el derecho, amigo fiel, siempre toca a la puerta.

Hoy me acompañan en este blog colegas de larga trayectoria. A todos nos une una necesidad intelectual: la de pensar. Por eso escribimos, para pensar. Y para que vos, querido lector, te sumes a este difícil ejercicio junto a nosotros.

Te invitamos a criticarnos, a disentir, a formular tus propias opiniones, a ser original. A que superemos nuestras limitaciones. A contribuir con la noble profesión de abogado y llevarla con orgullo. Para dejar algo mejor a quienes vengan detrás.

COMPARTIR

ARTICULOS RELACIONADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *