DOCTRINA LABORAL

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

AVANCES EUROPEOS PARA LA PROTECCIÓN DE LOS TRABAJADORES DE PLATAFORMAS

El pasado 11 de marzo de 2024, los Ministros de Empleo y Asuntos Sociales de la Unión Europea confirmaron un acuerdo provisional sobre la Directiva[i] relativa al “Trabajo en Plataformas Digitales”.[ii]

         Según la información oficial de la UE, en la actualidad las plataformas digitales emplean unos 28 millones de trabajadores, previéndose que para el 2025 el número de alcance unos 43 millones de personas, en una actividad que, en general, se adopta como una segunda fuente de ingresos[iii].
 
En cuanto a su importancia, en el seno de la Unión operan unas 500 plataformas digitales de trabajo con desarrollo creciente, ya que “entre 2016 y 2020, los ingresos de la economía de plataformas casi se quintuplicaron, pasando de unos 3 000 millones de euros a cerca de 14 000 millones de euros”. Los servicios preponderantes son el de reparto y el de taxi.[iv]

La Directiva propuesta es el resultado de intensas negociaciones[v][vi], en vista de que primaban en el caso cuestiones propias de la legislación laboral y economía interna de los Estados miembros.

De este modo, el proyecto final establece una solución de equilibrio que contempla el respeto de los sistemas laborales nacionales, pero busca, al mismo tiempo, garantizar estándares mínimos de protección para quienes se desempeñan en la actividad

 

Desde el punto de vista del Derecho Comparado y en lo que se refiere a nuestro propio sistema de Derecho Laboral en Argentina, el aspecto más interesante es la construcción de una presunción legal de relación de dependencia, que, en forma similar a las pautas interpretativas de nuestro art. 23 LCT “se materializará cuando los hechos denoten el ejercicio de control y dirección”[vii]

 

De este modo, el trabajador podrá acogerse a esta presunción legal y alegar que su clasificación laboral es errónea, correspondiendo a la plataforma digital demostrar la inexistencia de relación laboral.[viii]

 

Otro aspecto importante y en el que cabe reparar a futuro, es la incidencia de la inteligencia artificial y el uso de algoritmos en la vinculación con el prestador.


En este sentido, la Directiva da relevancia al derecho de información del trabajador ante la utilización de sistemas tecnológicos que pudieran afectar su contratación y sus condiciones de trabajo. También, la prohibición de emplear mecanismos automatizados de supervisión[ix] sin vigilancia y evaluación humana, y límites al tratamiento de los datos personales recopilados, como registros biométricos o información personal.
 

Luego del desarrollo del trámite legislativo de rigor, los Estados miembros tendrán un término de dos años para actualizar sus normas y a ello seguirá, sin lugar a duda, una interesante materia jurisprudencial, con las particularidades del derecho nacional y de las magistraturas de los respectivos países, que dará forma definitiva a la actividad, ícono de este siglo XXI.

 

 

[i] Según señala la EU: “Una Directiva es un acto jurídico adoptado por las instituciones de la Unión Europea (UE) dirigido a los Estados miembros de la UE y, tal y como establece el artículo 288 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, es vinculante en cuanto al resultado que debe obtenerse. La Directiva forma parte del Derecho derivado de la UE, el corpus jurídico que deriva de los principios y objetivos establecidos en los Tratados de la UE (Derecho primario). Las autoridades nacionales de cada país de la UE al que se dirija la Directiva determinan la forma y los métodos que utilizan para incorporar la Directiva a su legislación nacional (conocido formalmente como «transposición»). En general, debe realizarse en el plazo de dos años a partir de la adopción de la Directiva. Para que surta efecto, las medidas nacionales deben ajustarse a los objetivos establecidos por la Directiva. Las autoridades nacionales deben comunicar las medidas que adopten a la Comisión Europea. Las Directivas pueden establecer normas mínimas, a menudo en reconocimiento del hecho de que los sistemas jurídicos de algunos Estados miembros ya han establecido unas normas más estrictas. En este caso, los Estados miembros tienen derecho a establecer normas más estrictas que las estipuladas en la Directiva. En otros casos, las Directivas establecen límites de armonización uniformes, lo cual significa que los Estados miembros no pueden introducir normas más estrictas a las estipuladas en la Directiva. Cuando un Estado miembro no transpone una Directiva, la Comisión puede incoar un procedimiento de infracción e instruir un procedimiento contra el país ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.” https://eur-lex.europa.eu/ES/legal-content/glossary/directive.html

[ii] “El trabajo en plataformas digitales es una forma de empleo en el que las organizaciones o las personas se sirven de una plataforma en línea para acceder a otras organizaciones o personas con el fin de solucionar problemas concretos o de ofrecer servicios específicos a cambio de una retribución” https://www.consilium.europa.eu/es/policies/platform-work-eu/

[iii] https://www.consilium.europa.eu/es/policies/platform-work-eu/

[iv] [iv] https://www.consilium.europa.eu/es/policies/platform-work-eu/

[v] Las dos economías más importantes de la UE, Francia y Alemania, votaron en forma negativa.

[vi] https://www.infobae.com/espana/agencias/2024/03/10/ministros-de-la-ue-intentan-una-vez-mas-aprobar-la-ley-de-empleo-en-plataformas-digitales/

[vii] Los aspectos de control y dirección por parte del empresario también son pautas de análisis para estableer la presencia o no de relación de dependencia en nuestro país. https://www.consilium.europa.eu/es/press/press-releases/2024/03/11/platform-workers-council-confirms-agreement-on-new-rules-to-improve-their-working-conditions/?trk=public_post_comment-text

[viii] Podrá advertir el lector que esta inversión de la carga de la prueba presenta analogías con la interpretación amplia de dependencia que la jurisprudencia ha asignado a la redacción del art. 23 LCT.

[ix] En cuanto a los límites de la inteligencia artificial y la dignidad del dependiente, sugerimos al lector un artículo previo de este blog: https://www.doctrinalaboral.ar/panoptico-digital-y-contrato-de-trabajo/

 

DOCTRINA LABORAL

Me gradué en la UBA (plan viejo), después siguieron una maestría y una especialización. La profesión me regaló muchas satisfacciones, aunque también algún disgusto. Pero el derecho, amigo fiel, siempre toca a la puerta.

Hoy me acompañan en este blog colegas de larga trayectoria. A todos nos une una necesidad intelectual: la de pensar. Por eso escribimos, para pensar. Y para que vos, querido lector, te sumes a este difícil ejercicio junto a nosotros.

Te invitamos a criticarnos, a disentir, a formular tus propias opiniones, a ser original. A que superemos nuestras limitaciones. A contribuir con la noble profesión de abogado y llevarla con orgullo. Para dejar algo mejor a quienes vengan detrás.

COMPARTIR

ARTICULOS RELACIONADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *