DOCTRINA LABORAL

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

COMUNICACIÓN DEL DESPIDO:¿VERBAL O POR ESCRITO?APUNTES DE ESTRATEGIA JUDICIAL

En un breve párrafo, una sentencia de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo resume un concepto central en el derecho argentino: el carácter formal o informal de la comunicación de despido:

 

 

Dice el fallo:

 

 

La validez de la comunicación verbal de un despido, se encuentra condicionada a que el mismo no tenga una causa justificada. Caso contrario debe comunicarse por escrito con expresión suficientemente clara de las causas que lo motivan (art. 243, L.C.T.).”[i]

 

 

          Con esta simple explicación, queda claro que la distinción entre formalidad e informalidad del acto rescisorio surge de la pretensión de dar carácter justificado al despido.

 

 

Ello se aplica a ambas partes de la relación[ii], empleador y trabajador, es decir, no solo al dador de trabajo, que está obligado a expresar el distracto por escrito para justificar su posición rupturista, sino también al dependiente, cuando decide poner fin al vínculo con vocación a percibir los conceptos indemnizatorios del caso.

 

 

Tal requerimiento responde al principio de invariabilidad de la causa de despido (art. 243 LCT), de modo que las razones expresadas en la misiva son las únicas que el juez del trabajo evaluará al momento de decidir sobre la procedencia o no de las peticiones de las partes.

 

 

Así lo explica otra sentencia:

 

 

“El modelo que estableció el legislador laboral al sancionar nuestra Ley de Contrato de Trabajo, no impide el despido verbal, y exige la comunicación por escrito, sólo cuando la disolución del contrato se pretende producir con invocación de causa. Exigencia que se justifica, en tanto apunta a impedir que las partes puedan luego modificar o agregar otras causales, para enervar los derechos de la contraria, violando el principio de buena fe que debe presidir sus actos, tanto al momento de la celebración, como cumplimiento o disolución del contrato; formalismo que no se requiere cuando la disolución se produce verbalmente sin invocación de causa, pues tal acto conlleva la obligación de indemnizar.”[iii]

 

 

De este modo, el instrumento escrito constituye una forma “ad solemnitatem”, cuyo su incumplimiento acarrea, como consecuencia, la de invalidar la justa causa, transformando el acto rescisorio, que no pierde su efecto como tal, en incausado.

 

 

          Por el contrario, en el despido sin causa, el requisito de instrumento escrito es “ad probationem” por lo que la materia podrá suscitar una cuestión en materia de prueba, mas no provoca su invalidez. Ello con la salvedad de la opción que se reconoce a favor del trabajador de apoyar su reclamo en el despido verbal o de requerir al empleador que aclare la situación laboral[iv]

 

 

En la práctica suelen presentarse no sólo despidos verbales, sino comunicaciones telegráficas recíprocas y superpuestas en el tiempo, cruces epistolares en feriados, misivas remitidas por correo no oficial, avisos de visita desatendidos, impedimento de toma de servicios por empleados de seguridad, entre otras alternativas, de modo que el análisis judicial impone determinar cuál fue el primer acto en el tiempo que hubiera tenido virtualidad para provocar la rescisión del contrato laboral y si las causales invocadas, o la falta de ellas, lo tornan procedente.

 

 

De este modo, el despido en forma verbal o escrita incide directamente en los intereses de ambas partes y su uso forma parte de la estrategia jurídica en sede de los tribunales, como veremos en algunos ejemplos que hemos seleccionado al azar para ilustrar la cuestión, sin ninguna pretensión de exhaustividad y al solo efecto de aportar herramientas que permitan al lector adoptar sus propias conclusiones.

 

 

1°.- Despido por acta notarial cuya copia no se suministró al trabajador:

 

“Apela la accionada la sentencia de grado porque consideró que el despido no fue notificado conforme lo dispone el art. 243 LCT. De la lectura del acta notarial agregada a la causa con el escrito de contestación de demanda el 8/9/2021, se desprende que el 10/4/2019 la accionada le requirió al escribano interviniente en el acto notarial que le notificara a la Sra. M. su desvinculación laboral con invocación de justa causa. Nótese que el escribano expresamente indicó que “se hacen presentes en el lugar” una persona “que declara llamarse S. V. M., titular del Documento Nacional de Identidad N° …, y luego la persona quien compareció en representación de la empresa le comunica el despido y, una vez finalizada la lectura, la actora no firmó por considerarlo innecesario. Si bien no se discute el carácter de instrumento público del acta acompañada, lo cierto es que de ella solo puede extraerse que a la actora se le notificó, verbalmente, que estaba despedida, así como los hechos sobre los cuáles la accionada fundó su decisión. Sin embargo, no observo que se le hubiera hecho entrega de un instrumento de notificación por escrito, o siquiera de una copia de dicha acta de comunicación del despido, a los fines de poder ejercer la actora su derecho de defensa, requisito esencial que no puede tenerse por cumplido con la simple lectura de viva voz de la causal invocada, en tanto el art. 243 de la LCT expresamente indica que el despido por justa causa dispuesto por el empleador deberá “comunicarse por escrito, con expresión suficientemente clara de los motivos en que se funda la ruptura del contrato”. Ello, más allá de que la actora no discuta que se encontraba presente al momento en que se le comunicó verbalmente el despido; extremo que reconoció en el TCL remitido a la empresa el 15/4/2019.”[v]

 

 

 

2°.- Despido verbal a trabajador no registrado. Respuesta tardía del empleador:

 

“Arriba firme a esta instancia que la CD enviada por la trabajadora… denunciando el despido verbal directo por parte de la demandada y la intimación a abonar las indemnizaciones provenientes del distracto, fueron replicadas extemporáneamente el 13/06/2017, es decir, cuando estaba vencido el plazo de 48 horas para su contestación. Por lo tanto, la conducta que asumió la empleadora torna operativo lo dispuesto por el art. 57 de la LCT (relativa al cumplimiento o incumplimiento de las obligaciones derivadas del contrato de trabajo sea al tiempo de su… ejecución… extinción… o cualquier otra circunstancia que haga que se creen, modifiquen o extingan derechos derivados del mismo) y constituye una presunción en su contra. Sobre este tópico, cabe señalar que la norma en cuestión le impone al empleador la carga de expedirse ante los reclamos que le formule el trabajador (cfr. arts. 57 y 63 de la LCT y 263 del CCCN), por lo que, tanto su silencio como la falta de respuesta en el plazo legal indicado (2 días hábiles) acarrea que deba asumir las consecuencias jurídicas de su obrar contrario a derecho y del que no está exenta de su cumplimiento por causa alguna. Sentado ello, corresponde indicar que la accionada no produjo prueba alguna que desvirtúe la citada presunción ni que avale los argumentos que esgrime en el responde. Por todo ello cabe concluir que el vínculo laboral se extinguió mediante despido (verbal) directo”.[vi]

 

 

 

3°- Simple lectura al trabajador de la carta documento de despido. Falta de entrega de la comunicación rescisoria:

 

          “De la transcripción que de los testimonios efectúa la propia recurrente en el memorial bajo estudio, sólo se desprende que al actor le fue leída la misiva de fecha 28/1/2021; marco en el que la Sra. “a quo” concretamente evaluó que el accionante fue notificado en forma verbal de la carta documento que ponía fin a la relación laboral, siendo que, atento la gravedad de tal comunicación, se debió estar a lo prescripto por el art. 243 de la L.C.T. Arribado este punto, sin perjuicio de que tal apreciación trascendental en la causa, no mereció cuestionamiento en debida forma –art. 116 de la L.O.-, destaco que comparto el mencionado criterio, en razón de que, conforme el referido art. 243, el despido con invocación de causa exige para su validez la comunicación por escrito, tratándose este requerimiento de una formalidad “ad solemnitatem”; lo que no puede ser suplido con la simple lectura de la misiva rescisoria, máxime ante la gravedad de los hechos imputados al accionante – relativos a un supuesto acoso sexual a una compañera de labores-.”[vii]

 

 

4° Despido verbal: opción del trabajador:

 

“Frente a un despido ejecutado de modo verbal, la trabajadora podía ejercer su derecho a reclamar todo aquello a que se considerara acreedora y asumir la prueba del despido, o solicitar que se esclarezca su situación laboral; y fue esta última opción la que adoptó la accionante.[viii]

 

 

 

 

          5°.- Reconocimiento por el empleador de un despido verbal previo. Remisión posterior de la comunicación con las causales del distracto. Consecuencias:

 

          “Se agravia la parte demandada… porque la a quo consideró innecesario el tratamiento de la causa de despido invocada al considerar que la relación se extinguió por despido verbal… con anterioridad a la emisión del despacho telegráfico donde constaba la expresión de causa. Sostiene que no se consideró la CD enviada el 01.04.2015 -acompañada como prueba instrumental- y su correspondiente ratificación del 07.04.2015 en la que se indicó nuevamente las causales del despido. Por consiguiente, indica que la a quo no debió decir que no se encontraba precisada la causal de despido o que se hubiese incumplido el art 243 de la LCT. Para así decidir, la Sra. Jueza de la anterior instancia indicó que “teniendo en cuenta que el art. 243 de la LCT requiere la comunicación escrita para la denuncia motivada de la relación… y que el despido verbal invocado por el actor fue ratificado por la demandada, la explicación de los motivos en que se fundó la ruptura del contrato efectuada por la demandada el 7 de abril de 2015 deviene a todas luces irrelevantes, ya que dicha expresión de los motivos de disolución es extemporánea. En definitiva concluyo que el marco fáctico expuesto es suficiente para concluir que la relación laboral concluyó mediante despido verbal comunicado el 1º de abril de 2015, por lo que resulta innecesario el tratamiento de la causa invocada mediante carta documento del 7 de abril de ese mismo año, en tanto que la manifestación y recepción de la voluntad extintiva se produjo con anterioridad, sin respetar las formalidades exigidas por el ordenamiento jurídico para el acto de denuncia con justa causa… En consecuencia, el despido devino arbitrario debiendo la demandada cargar con las consecuencias de su obrar ilegítimo (cfr. art. 245 LCT).”[ix]

 

 

          6°.- Despido verbal en trabajo sin registración. Negativa del vínculo por el empleador.

 

“No paso por alto que el actor invocó un despido verbal y cabe señalar que, la defensa esgrimida por el demandado en el responde ha sido negar la existencia de cualquier vínculo dependiente con la demandante. En ese marco, la absoluta irregularidad en que se encontraba la empleadora y la negativa del vínculo laboral, en estas condiciones, por sí implica una ruptura arbitraria del contrato sin necesidad de que el reclamante abunde en consideraciones al respecto.”[x]

 

 

          7°.- Despido verbal. Invocación posterior de enfermedad psíquica:

 

“La magistrada de grado anterior desestimó el reclamo, con fundamento en lo normado por el art. 213 de la LCT, pues concluyó que el demandante fue despedido verbalmente, sin expresión de causa, el 29/8/2014, en fecha anterior a la comunicación de su dolencia… No existe elemento objetivo alguno que acredite que el trabajador hubiese notificado a su empleadora, con anterioridad al despido comunicado verbalmente el 29/8/2014, las circunstancias alegadas en la demanda, que habrían configurado el deterioro en su salud psíquica… En nada obsta a lo expuesto que, pese al despido verbal, la demandada también hubiese emitido carta documento, a fin de otorgar certeza a la extinción del vínculo, pues ello no se encuentra vedado por la ley (cfr. art. 19 Constitución Nacional), ni empece a la validez de aquél, sin perjuicio de señalar que el requisito formal que impone el art. 243 de la LCT resulta exigible sólo cuando se invoca una justa causa para eximirse de la responsabilidad indemnizatoria, extremo que no se advierte siquiera invocado en autos por la interesada.”[xi]

 

 

 

          8°.- Despido verbal. Cierre del establecimiento. Prueba indirecta:

 

“Si bien de las constancias de autos no surge acreditado con prueba directa que la demandada hubiera despedido verbalmente al accionante, lo cierto es que aquélla reconoció que el establecimiento que explotaba fue cerrado en octubre del 2014 y que celebró con todos sus empleados diversos acuerdos, ante el Ministerio de Trabajo, tendientes a abonarles las indemnizaciones laborales correspondientes… De tal manera, siendo que se encuentra acreditado que entre las partes existió una relación laboral y que el local de venta de mercaderías al por mayor dejó de funcionar en octubre del 2014, resulta verosímil y puede tenerse por probado de modo indiciario, que la extinción del vínculo, el que se mantuvo en forma clandestina, finalizó por el despido verbal de la accionada con fecha 17.10.2014, como fue aseverado por el trabajador. Por otro lado, también resulta razonable que el [actor] esperara un tiempo prudencial para reclamar el cobro de su indemnización y que luego, en enero del 2015, intimara a su ex empleadora para que cumpliera con el pago de la deuda por las acreencias indemnizatorias. Por tal motivo, corresponde hacer lugar a las indemnizaciones laborales previstas por la ley de contrato de trabajo (artículos 245, 232 y 233), y a la multa dispuesta en el artículo 2° de la ley 25.323, toda vez que el actor dio cumplimiento con lo requerido en dicha normativa.”[xii]

 

 

 

          9°.- Despido verbal. Carga de la prueba:

 

“Le incumbía a la ex dependiente demostrar los incumplimientos endilgados a la empresa, ello es, el despido verbal, la negativa de tareas y la fecha de ingreso. La solitaria declaración de la testigo S. resultó insuficiente pues se desvinculó de la demandada a fines del año 2009 ello es con anterioridad a la accionante con lo cual, las causales de despido verbal y negativa de tareas denunciados no quedaron demostradas.”[xiii]

 

 

 

          10°.- Despido verbal de trabajador que reclama registración parcial. Admisión por el empleador. Impacto en las multas de la ley Nacional de Empleo:

 

“La empleadora, tanto al contestar la reconvención como luego en su alegato y, también, en distintos tramos de su memorial recursivo, hizo hincapié en que, previo al envío de la pieza postal rescisoria, le comunicó verbalmente a S. que se encontraba despedida… En ese sentido, esta Sala ha sostenido que “…la decisión extintiva comunicada verbalmente genera plenos efectos extintivos cuando entra en la esfera de conocimiento del trabajador, en la medida en que no sea por éste desconocida…” (cfr. SD Nº 97.325 del 17/09/2013 in re “Trejo, Edgardo Omar c/ Smurfit Kappa de Argentina S.A. s/ Despido”)… En función de ello, lo cierto es que al momento en que S. remitió su primera misiva intimando a registrar debidamente el vínculo (el mismo 28/12/2015), éste ya se había disuelto, por lo que no se ha dado el supuesto previsto para la procedencia de las sanciones contempladas en la LNE (cfr. art. 3º, inc. 1, del dec. 2725/91).”[xiv]

 

 

 

          11°.- Despido verbal. Opción a favor del trabajador:

 

“Reiterada jurisprudencia del fuero ha dicho repetidamente que, ante un despido verbal, su destinatario puede optar entre efectuar el reclamo de lo que se considera acreedor y asumir la carga de probar el despido, o pedir que se esclarezca su situación laboral. Y esta es la decisión que adoptó la actora en el caso bajo estudio, puesto contrariamente a lo sostenido por la magistrada que me precede, no se ha considerado despedida en función del despido verbal que invoca, sino que ha intimado a la demandada a que aclare su situación laboral bajo apercibimiento de considerarse en situación de despido y, ante la negativa formulada en relación a sus reclamos, es obvio que la extinción del contrato de trabajo obedeció a la situación de despido indirecto formalizado por la reclamante a partir del día 29 de agosto de 2014, resultando irrelevante la prueba fehaciente en torno a la ocurrencia del despido verbal aludido, puesto que, como se explicó, resulta indiferente a los fines de la conclusión del vínculo laboral en los términos del art. 246 LCT.”[xv]

 

 

 

          Conclusión:

 

 

          La invocación o reconocimiento de una situación de despido verbal afecta el resultado de la litis, ya sea a favor o en contra de quien ha admitido dicho evento.

 

         

          La parte trabajadora deberá evaluar la conveniencia del uso de la opción de dar por rescindido el vínculo de trabajo sin causa o reclamar las respectivas explicaciones en cuanto a la situación de la relación laboral, debiendo enfocarse, en el primer caso, sobre sus posibilidades concretas de prueba y la posible afectación de rubros que requieren intimación previa al distracto, como por ejemplo, los previstos en la Ley Nacional de Empleo.

 

 

          El empleador, por su parte, podrá prevalerse del despido verbal en el caso de que hubiera decidido asumir el costo indemnizatorio, para repeler, v.g., posteriores invocaciones de enfermedad, etc, mientras que también deberá obrar cuidadosamente con las comunicaciones orales en el caso de que estuvieran pendientes los despachos telegráficos donde invoca justa causa, a fin de no frustrar la legitimidad del acto rescisorio.

 

 

La reseña que se ha presentado es una pequeña muestra de las implicancias de una y otra forma de comunicación y del impacto que pueden conllevar en sede judicial. La riqueza fáctica de las posibles situaciones presenta muchas otras oportunidades de análisis que el lector seguramente podrá abordar para completar este breve apunte.

 

 

 

 

[i] CNAT Sala VIII, “ALVAREZ MARIANA ROSINA C/ PANATEL SA S/ DESPIDO”, 11/9/2014,

[ii] Valga tener presente la diferencia entre despido causado e incausado y despido directo e indirecto, aspecto en el que muchas veces se incurre en confusión. El despido directo es el dispuesto por el empleador, mientras que el indirecto es el que formula el dependiente.

[iii] CNAT Sala I, Expte N° 3954/2016/CA1 “MONZON SANDRA BEATRIZ c/ JAMES RICHARD ANTHONY s/ DESPIDO”, 17/8/2022.

[iv] Entre otros, CNAT Sala X Expte. Nº: 6250/19, “FA BIANCHI, ANABELLA LYDIA SUSANA C/ STARBUCKS COFFEE ARGENTINA S.R.L. S/ DESPIDO”, 30/11/2023.

30/11/2023.

[v] CNAT Sala IV, Expte. N° ° 10.732/2021,“MEDINA, SILVINA VERÓNICA C/ FUNDACIÓN FAVALORO PARA LA DOCENCIA E INVESTIGACIÓN MÉDICA S/ DESPIDO”, 31/10/2023. Ver en igual sentido: CNAT Sala IV, Expte N° 20.906/2017, “SCURSATONE, ALEJANDRO MIGUEL C/ TELEDIFUSORA SAN MIGUEL ARCÁNGEL S.A. S/ DESPIDO”, 25/10/2023: “Más allá de todo lo expuesto, lo cual sella la suerte favorable del reclamo, debo señalar que la extinción del contrato de trabajo realizada mediante escritura pública, sólo resulta trascendente a los efectos de tener por finalizado el contrato de trabajo, pero no puede tenerse por denunciada la injuria imputada al actor. Ello pues, el actor no logró ser efectivamente notificado de los hechos que dieron sustento a la causal invocada, dado que no se le entregó copia de la comunicación efectuada en forma verbal; extremo éste último que las partes son contestes, es decir que se le notificó en forma verbal la extinción del contrato de trabajo. Por ende, en mi opinión, el despido dispuesto por la empresa fue carente de causa y por tanto resultó injustificado. Lo antedicho es suficiente para considerar que el actor no fue despedido con invocación de justa causa, en los términos de los arts. 242 y 243 LCT, aun sin analizar la entidad de la falta que se le imputara al trabajador, lo cual resulta innecesario.”

[vi] CNAT Sala VIII, Expte Nº 35977/2018, “PEREZ SILVA, REBECA CAROLINA C/ ESCUELA ARGENTINA DE MODA S.A. S/ DESPIDO”, 30/10/2023.

[vii] CNAT Sala IX. Se remarca en negrita la causal de despido invocada por el empleador, por la seriedad de la misma, imputación que, por su gravedad, no se condice con el modo de ejecución y comunicación del distracto.  Expte Nº CNT 9512/2022.

[viii] Se ha resaltado en negrita “asumir la prueba”, en tanto es el punto clave en la cuestión: si el trabajador decide correr con el riesgo de la prueba, invocará entonces el despido verbal. CNAT Sala X Expte. Nº: 6250/19, “FA BIANCHI, ANABELLA LYDIA SUSANA C/ STARBUCKS COFFEE ARGENTINA S.R.L. S/ DESPIDO”, 30/11/2023.

30/11/2023.

[ix] CNAT Sala V, Expte. N° 67207/2017, “ACEVEDO, Félix Omar c/ EMPRESA DISTRIBUIDORA Y COMERCIALIZADORA NORTE SOCIEDAD ANÓNIMA (EDENOR S.A.) s/ Despido”, 30/11/2021.

[x]  CNAT Sala VI, Expte. N° 7173/2015, “MERLO, FEDERICO OSCAR C/HUSS, HERNANDO DAMIAN S/DESPIDO”, 23/11/2021.

[xi] CNAT Sala IV, Expte. N° 32.534/2016, “FERNÁNDEZ, OSCAR RENÉ C/ BANCO COMAFI S.A. Y OTRO S/ DESPIDO”, 27/9/2021.

[xii] CNAT Sala I 7/7/2021, Expte. N° 85.842/2016, “CARABAJAL JOSE MARIA C/ NOVAQUES S.R.L. Y OTROS S/ DESPIDO”.

[xiii] CNAT Sala X, 6/7/2021, Expte. N° 2.859/2016, “OJEDA LIDIA ESTER C/ LA ABUELA ANNA SRL S/ DESPIDO”.

[xiv] CNAT Sala IV, Expte. Nº 20.211/2016, “PARCHMENT S.A. C/ SCHINDLER, CYNTHIA LUDMILA S/ CONSIGNACION”, 30/12/2020.

[xv] CNAT Sala V, Expte. Nº 70032/2014, “CERVERA CAROLINA c/ ARICHULUAGA RAÚL ANDRÉS s/ DESPIDO”, 20/7/2020.

 

DOCTRINA LABORAL

Me gradué en la UBA (plan viejo), después siguieron una maestría y una especialización. La profesión me regaló muchas satisfacciones, aunque también algún disgusto. Pero el derecho, amigo fiel, siempre toca a la puerta.

Hoy me acompañan en este blog colegas de larga trayectoria. A todos nos une una necesidad intelectual: la de pensar. Por eso escribimos, para pensar. Y para que vos, querido lector, te sumes a este difícil ejercicio junto a nosotros.

Te invitamos a criticarnos, a disentir, a formular tus propias opiniones, a ser original. A que superemos nuestras limitaciones. A contribuir con la noble profesión de abogado y llevarla con orgullo. Para dejar algo mejor a quienes vengan detrás.

COMPARTIR

ARTICULOS RELACIONADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *